“Lamerica”: Volver del espanto

Hace muchos años, 23 para ser exactos, se estrenó esta película conmovedora, que habla de migrantes de Europa del Este. Más de dos décadas después, este tópico no sólo sigue vigente sino que se ha agudizado. Con esta intención es que comparto -y recomiendo la revisita- con una ínfima reseña.

 

En innumerables ocasiones el cine se transforma en documento, en ilustración, en denuncia, en expiación de las vergüenzas, las culpas y el horror. En incontables momentos, la pantalla oficia como grito ineludible y certero que impacta sobre el corazón y la conciencia de la platea. Todo esto promueve Lamerica, un film que lleva a cuestas las heridas de una Europa en deuda y lo hace con una fuerza descriptiva demoledora.

Dos italianos corruptos llegan a la Albania postcomunista para instalar una empresa fantasma. Para ello necesitan un testaferro local. El elegido es un viejo con cincuenta años de prisión sobre sus espaldas, que vive en un hospicio inmundo. Como en una road movie desplegada a través del espanto, el anciano huye en busca de su antiguo hogar. Gino, el más joven de los estafadores, irá a buscarlo. Por los caminos de pueblos albaneses arrasados y enlodados en la indigencia, ambos personajes convivirán con el hambre y el dolor.

Gianni Amelio (Ladrón de niños, Puertas abiertas) describe con una sinceridad implacable esa costra que supura en el centro de la Europa que no quisimos ver. Hunde el dedo acusador en la llaga sangrante, la que late en el tendal de miseria abierto tras la caída del régimen comunista.

Los Balcanes son para Amelio (como para Theo Angelopoulos en La mirada de Ulises) un motivo suficiente para cachetear al espectador y llamarlo a la conciencia. No hay dudas sobre la intención del realizador de inmiscuirnos en esas heridas; por eso es que Lamerica es justificadamente cruda e impiadosa (aunque poco sutil en el final, en que unos primeros planos innecesarios empañan la agudeza narrativa practicada hasta ese momento).

El convincente y seductor Enrico Lo Verso -Gino- (a quien hemos visto, solvente, en su papel de castrati en Farinelli) y Michele Placido -el viejo- hacen más que actuar: nos toman y nos arrastran, a pesar nuestro y de ellos, por un sendero plagado de seres degradados hasta la animalidad.

Con imágenes multitudinarias de una contundencia feroz, campean la habilidad del director  y la pericia de los actores, para involucrarnos en tales destinos.

Lamerica, enfrascada en una fábula pequeña, es la narración gigante de cómo los seres de los márgenes escapan a su historia de espanto y buscan la inclusión. En el siglo XX, desde los hambreados países europeos hacia América. Ayer, desde los escombros de los Balcanes hacia la próspera Italia y aledaños. Hoy, desde las costas de África y la furia de las bombas del imperio en Siria nuevamente hacia la Europa rica y blanca: que los expulsa, los mastica y los escupe con repulsión.

 

LA FICHA

Lamerica (Italia-Francia, 1994). Género: Drama. Intérpretes: Enrico Lo Verso, Michele Placido. Dirección: Gianni Amelio. Calificación: Muy Buena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s