Marriage Story: la belleza también late en el dolor

Noah Baumbach, el director de “Historia de un matrimonio” (Marriage Story), llegó al mundo del cine (o al menos a “mi mundo del cine”) como un realizador interesante en el homogeneizado panorama de lo que llaman “indie”. Y ya desde sus primeras películas se me reveló como un artista notable; al igual que Eliza Hittman, sobre la que escribí también un breve textito cuando Netflix estrenó esa hermosura que es “Beach rats”: vuelvan allí.

Es que Baumbach -se le nota en cada encuadre, en cada concepto de secuencias y en el montaje- conoce y admira a los que de verdad hicieron vanguardia en el cine independiente estadounidense, como John Cassavetes -reconozcámosle a Allen su etapa de “Crímenes y pecados” o “Manhattan”-; pero también en europeos contemporáneos de ese realizador como Goddard o Antonioni. De hecho, siempre vi mucho de Cassavetes en el cine de Baumbach -también de Goddard- pero no como quien copia a los maestros sino como quien toma sus enseñanzas y las reescribe con sus filtros poéticos, éticos, narrativos, temáticos.

Esa intención de construir un código narrativo propio en el que se sabe cómo dar cuenta de la herencia recibida, está expresado con un despliegue máximo en “Historia de un matrimonio”.

Scarlett Johansson y Adam Driver (¡ah!, Adam Driver… cantando) hacen una interpretación extraordinaria, sensible, en sintonía total con la intención del director.

Ahora, volvamos a la firma de este film, a su guionista y director (la música es de Randy Newman y la banda sonora un código brillantemente explorado por el realizador). Pero más allá de estos apuntes y de las consideraciones técnicas de lenguaje que puedan analizarse (que las hay muchas, riquísimas, complejas y deliciosas) esta película tiene algo que el cine “indie” perdió en su pretensión de volverse “envase cool para temas recurrentes”: una inmensa capacidad de comprensión sobre la afectividad -el deseo- humana, sobre el dolor, sobre el amor, sobre el desamor, sobre los vínculos.

“Historia de un matrimonio” es el tránsito de una pareja hacia su disolución: el duelo, el proceso en el que se sucede la percepción dislocada de los primeros tiempos, la furia y necesidad de “cobrar al otro eso que nos ha quitado”; todo un tratado psicológico se deriva sobre este punto de otro/yo, que en esta película está descrito con una sabiduría notable.

Por último el desapego final de aquel/aquella que fue parte de nuestra vida emocional interna ya no existe más en ella.

La película se toma el tiempo de mostrar todo esto en textos al hueso; nada de floreos ni asuntitos románticos; aunque la forma en que arranca este filme es una de las más hermosas, sensibles y movilizantes escenas de amor que he visto en el cine.

Un ejemplo de esta claridad conceptual del guión es el brillante diálogo de Johansson y su abogada, cuando va a visitarla por primera vez -la abogada es la inmensísima Laura Dern-. “La charla era mejor que el sexo… Aunque el sexo era bastante como la charla. En una relación todo se parece, ¿no?”, le espeta Scarlett Johansson a su letrada. Y tiene razón Baumbach: prestá atención a la charla y sabrás cómo es el sexo.

Así de agudos, brillantes, profundos y simples son los diálogos de esta película. También cuentan los ínfimos detalles de la cotidianidad, que se vuelven elementos narrativos potentes.

Las escenas son de una intensidad atronadora, y movilizan al espectador poco a poco, al tiempo en que esas dos partes de la relación van “matando al otro” para poder salir vivos -y nuevamente deseantes- de ese tránsito.

Noah Baumbach no es, como dicen algunos títulos periodísticos para darle gancho a la noticia, “el nuevo Woody Allen” (al menos, no para mí). Tampoco “el nuevo Cassavetes”. Baumbach es un artista que encontró su propia voz y nos la exhibe como el mejor amante, en el acto de entrega más bello que tiene el arte: el encuentro de la obra con el que la mira.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s